Mié. 10 Agosto 2022 Actualizado 1:54 pm

cia-star.png

La participación del Pentágono y la CIA en Hollywood tiene una larga historia (Foto: MRonline)

Una producción de la CIA y el Pentágono

No he visto la película Top Gun, y no me molestaré en ver la tan esperada secuela, Top Gun: Maverick. ¿Por qué debería hacerlo? Si quisiera ver una película producida por el Pentágono o la CIA, me limitaría a ver Rebelión en la granja.

En serio. En el momento más irónico de la historia de la literatura, la CIA hizo una versión cinematográfica animada de Rebelión en la granja. Por supuesto, reescribieron el final de Orwell para adaptarlo al mensaje. El agente de la CIA Howard Hunt, famoso por el Watergate, recordaría en sus memorias que "lo retocaron para realzar el mensaje anticomunista y lo distribuyeron por todo el mundo con la esperanza de que lo vieran tanto los padres como los niños".

Otros colaboradores clave de la película fueron el productor y agente de Hollywood Carleton Alsop y el guionista Finis Farr, que en realidad trabajaban para la CIA. La CIA siguió este proyecto adquiriendo los derechos de 1984. Ya lo han entendido: el Gran Hermano es el dueño del Gran Hermano.

A través de la información adquirida mediante una solicitud de la Ley de Libertad de Información a la Oficina del Secretario de Defensa, Joseph Trevithick, ha informado que el Departamento de Defensa estuvo "estrechamente involucrado" en la producción de Top Gun: Maverick. El Departamento de Defensa proporcionó medios, equipos y localizaciones a los productores. Tuvieron una presencia constante en el plató siempre que se representaba al ejército estadounidense en la película. El Departamento de Defensa aprobó partes del guión y se reservó el derecho de aprobar cualquier cambio.

Aunque esta participación del Pentágono en Top Gun: Maverick es significativa y preocupante, no es tan intrusiva como lo han sido el Pentágono, el Departamento de Estado y la CIA en anteriores colaboraciones de Hollywood.

En los tiempos modernos, el Departamento de Estado actuó como director de The Interview, con un ojo artístico para fomentar pensamientos de cambio de régimen en Corea del Norte. Los correos electrónicos filtrados revelan que al menos dos funcionarios del gobierno estadounidense proyectaron un borrador de The Interview y dieron su aprobación a la película. Los correos electrónicos revelan que el Departamento de Estado estuvo involucrado en la decisión de Sony de mantener la escena de la muerte de Kim Jong-Un en el corte final de la película. El director general de Sony Entertainment, Michael Lynton, admite que "hablaron con alguien de muy alto nivel en el Estado". Los correos electrónicos filtrados también revelan que el enviado especial de Estados Unidos para asuntos de derechos humanos en Corea del Norte, Robert King, también fue consultor en The Interview.

La CIA utilizaría la película Zero Dark Thirty como vehículo para vender su justificación de la tortura. Según el guionista, Mark Boal, la CIA le dio acceso a relatos de primera mano. Y los funcionarios de la administración Obama admiten que Boal tuvo acceso a funcionarios de la CIA, el Pentágono y la Casa Blanca. Gareth Porter dice que "esas reuniones garantizaron que Zero Dark Thirty contaría una historia que se ajustaba a los intereses de quienes buscaban proteger la reputación de la CIA".

Pero la historia de la participación de la CIA en Hollywood es antigua. En Finks: How the CIA Tricked the World's Best Writers, Joel Whitney dice que Estados Unidos desarrolló la idea de la "libertad militante" para la película perfecta de Hollywood: "el objetivo era 'insertar en sus guiones y en su acción las ideas correctas con la sutileza adecuada'" para proyectar "valores democráticos al estilo estadounidense" en la batalla propagandística de la Guerra Fría.

Whitney dice que en 1955, los Jefes de Estado Mayor planearon cómo insertar la libertad militante en las películas de Hollywood. De hecho, tuvieron una reunión con las principales figuras de Hollywood en la oficina de los estudios MGM del director John Ford. Al parecer, la reunión entusiasmó tanto a John Wayne que se convirtió en uno de los primeros miembros del proyecto. Ford también estaba a bordo. Se comprometió con el proyecto y, según Whitney, "incluso pidió un asesor del Estado Mayor para que le ayudara a insertar el concepto [de la libertad militante] en su película Las alas de las águilas...".

La CIA llegó a tener agentes infiltrados en los estudios de Hollywood. Los estudios Paramount tenían incluso un ejecutivo y censor que era un agente de la CIA que se aseguraba de que las películas de Paramount eliminaran cualquier contenido antiamericano o crítica a la política exterior de Estados Unidos.

En 1953, la CIA lanzó una campaña para asegurarse de que la película de Gary Cooper High Noon no ganara un premio de la Academia. En 2013, dice Whitney, intentaron que dos películas de la CIA, Zero Dark Thirty y Argo, lo hicieran: Argo ganó.

La participación del Pentágono en la producción de Top Gun: Maverick es solo la última escena de una larga historia de uso de las películas de Hollywood por parte de los militares y los servicios de inteligencia estadounidenses para moldear la cultura popular de manera que se ajuste a la narrativa estadounidense del mundo.


Ted Snider es licenciado en filosofía y escribe sobre el análisis de patrones en la política exterior y la historia de Estados Unidos.

Este artículo fue publicado originalmente en Antiwar el 29 de noviembre de 2021, la traducción para Misión Verdad fue realizada por José Miguel Aponte.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<