Dom. 05 Diciembre 2021 Actualizado ayer a las 3:05 pm

Hobbes-Leviathan.jpg

Portada del libro 'Leviatán' (1651) de Thomas Hobbes (Foto: Archivo)

El Leviatán se moviliza para una batalla decisiva

En La Revuelta del Público, Martin Gurri, antiguo analista de la CIA, sostiene que las élites occidentales están experimentando un colapso de autoridad derivado de la incapacidad de distinguir entre la crítica legítima y -lo que él denomina- la rebelión ilegítima. Una vez que se ha perdido el control sobre el mito justificativo de Estados Unidos, se ha quitado la máscara. Y la disparidad entre el mito y la experiencia pública del mismo se hizo demasiado evidente.

Al escribir en 2014, Gurri previó que el establishment respondería denunciando todas las pruebas de descontento público como mentiras y desinformación. En opinión de Gurri, el establishment estaría tan confinado en su "burbuja" que sería incapaz de asimilar la pérdida del monopolio sobre su propia "realidad" prefabricada. Esta negación del establishment se manifestaría, según él, de una manera autoritaria, delirante y torpe. Sus predicciones han sido reivindicadas con la disidencia trumpista denunciada como una amenaza para "nuestra democracia", en medio de una represión de los medios de comunicación y las plataformas sociales. Una respuesta de este tipo no haría más que confirmar las sospechas de los ciudadanos, desencadenando así un círculo vicioso de aún más "desconfianza y pérdida de legitimidad", concluyó Gurri.

Esta es la idea principal de Gurri. Sin embargo, la característica más llamativa del libro es que parece dar en el clavo con la llegada de la era Trump y el Brexit, y el impulso "antisistema" que hay detrás de ellos. En Estados Unidos, este impulso encontró a Trump, y no al revés. El punto aquí es esencialmente que Estados Unidos ya no vio al rojo y al azul como las dos alas extendidas que pertenecen al pájaro de la democracia liberal. Para algo así como la mitad de los estadounidenses, el "sistema" estaba amañado a favor de un 0,1% especulador, y en su contra.

El punto clave aquí es, sin duda, si el Gran Reinicio de las élites -para reinventarse a sí mismas como líderes de los valores "renovados" del liberalismo, superpuestos por una posmodernidad recientemente actualizada, dirigida por la IA y los robots- está destinado a tener éxito o no.

La continua "occidentalización" del mundo -el principal componente del "viejo" globalismo liberal-, aunque empañada y en gran medida desacreditada, sigue siendo obligatoria, como ha quedado claro en el convincente razonamiento presentado recientemente por Robert Kagan: sin el mito justificativo de "sembrar la democracia en todo el mundo" en torno al cual organizar el imperio, la lógica moral de toda la empresa comienza a desmoronarse, argumentó Kagan (con sorprendente franqueza). Así, afirma que el imperio estadounidense en el extranjero es necesario, precisamente para preservar el mito de la "democracia" en casa. Un Estados Unidos que se retira de la hegemonía global, argumenta, ya no poseería la unión cohesiva para preservar a Estados Unidos como democracia liberal, en casa tampoco.

Gurri es ambivalente en cuanto a la capacidad de la élite para mantenerse firme. Afirma que "el centro no puede aguantar", pero luego añade que la periferia no tiene "ni idea de qué hacer al respecto". Las revueltas públicas llegarían probablemente desligadas de planes coherentes, empujando a la sociedad a ciclos interminables de enfrentamientos de suma cero entre autoridades miopes, y sus súbditos cada vez más furiosos. Lo llamó una "parálisis de la desconfianza", en la que los de fuera pueden "neutralizar, pero no sustituir al centro" y "las redes pueden protestar y derrocar, pero nunca gobernar".

Puede que haya algo de verdad en esta última observación, pero lo que está ocurriendo hoy en Estados Unidos no es más que una "batalla" (aunque clave) en una guerra estratégica más larga, que se remonta muy atrás. La noción de un Nuevo Orden Mundial no es nada nuevo. Imaginado por los globalistas hoy, como antes, sigue siendo un proceso teleológico de "occidentalización" del globo (los "valores universales" occidentales), perseguido bajo la rúbrica del modernismo (científico).

Sin embargo, lo que diferencia al actual Gran Re-inicio es que se trata de una versión posterior, más actualizada, de los valores occidentales, y no de los mismos valores occidentales de ayer. El hedor del colonialismo ha sido exorcizado del proyecto imperial mediante el lanzamiento de la guerra contra la "supremacía blanca" y contra la injusticia racial y social. El liderazgo mundial se ha reformulado para "salvar al planeta" del cambio climático, salvar a toda la humanidad de la pandemia y salvaguardarnos a todos de una próxima crisis financiera mundial. Leche materna. ¿Quién podría resistirse a una agenda tan bien intencionada?

El actual Gran Reajuste es un proceso de metamorfosis, un cambio de valores y de paradigma en Occidente. Como escribe el profesor Dugin: "Y esto es importante: se trata de un doble proceso para actualizar el propio Occidente y [al mismo tiempo] para proyectar una versión actualizada al mundo exterior. Es una especie de combinación posmoderna de lo occidental y lo moderno".

Pero su esencia -la raíz de esta lucha metahistórica- siempre ha sido el orden mundial, la sociedad abierta centrada en desvincular a los humanos de toda forma de identidad colectiva. En primer lugar, desvincular al hombre del Renacimiento de su noción de ser un microcosmos interpenetrado dentro de un vasto macrocosmos viviente circundante (este objetivo se logró en gran medida a través del advenimiento del cientificismo empírico); luego, la desvinculación del catolicismo latino (a través del individualismo protestante); y últimamente, la liberación del Estado-nación secular (a través del globalismo). Y, finalmente, llegamos a la "etapa tardía" de desprendimiento: la separación de todas las identidades e historias colectivas, incluidas la etnia y el género (que ahora ambas se autodefinen).

Quién sabe lo que podría surgir entonces de las ruinas de la posmodernidad

Es el paso a un nuevo tipo de liberalismo, uno que barre el género y la identidad en una fluidez plena y líquida. Este último aspecto no es un "accesorio" secundario o un añadido, sino que es "algo" esencialmente integrado en la lógica del liberalismo. La lógica es ineludible. ¿Y el fin lógico último al que conduce? Pues a la desvinculación del yo subjetivo en el transhumanismo. (Pero no vayamos por ahí; es oscuro -es decir, ser humano es imponer lo subjetivo a lo objetivo-: "Hay que liberar los objetos de los sujetos, de la humanidad, y explorar las cosas tal como son; sin el hombre, sin ser una herramienta del hombre".)

Y aquí, la perspicacia de Gurri es destacada: el plan está fuera de control, y se vuelve progresivamente más bizarro. El momento unipolar americano se ha "terminado". Ha creado oposiciones de diversa índole, tanto en el extranjero como en casa. Los impulsos conservadores y tradicionales han reaccionado contra la agenda ideológica radical y, de manera crucial, la crisis financiera de 2008 y el casi colapso del sistema predijeron a las élites el fin definitivo de la hegemonía financiera de Estados Unidos y, concomitantemente, de su primacía. Esto forzó una coyuntura crítica.

Ahora se encuentran en un impasse crucial. Cuando se habla de Re-inicio, esto significa una vuelta forzada a la continuación de la agenda. Pero no es tan sencillo como parece. Hace 20 años, todo parecía casi preparado para encajar; sin embargo, ahora, el establishment tiene que luchar por cada elemento de esta estrategia porque en todas partes encuentra una resistencia creciente. Y no es una resistencia insignificante. Sólo en Estados Unidos, unos 74 millones de estadounidenses rechazan la guerra cultural que se libra contra ellos.

Fiódor Dostoievski describió en Los demonios la consecuencia de toda esta ruptura de sentido, tal y como se descubre en los niveles más profundos de la psique humana colectiva. ¿Transcendencia? "No es posible deshacerse de ella". El anhelo de sentido, de saber quiénes somos, está muy arraigado en la psique humana. En Los demonios, su negación y rechazo sólo conduce a la violencia retorcida (incluida la violación de niños), la destrucción gratuita y otros comportamientos patológicos extremos.

Dostoievski concibió originalmente Los demonios como una polémica política, pero horrorizado por las noticias sobre la organización de un asesinato político sin sentido por parte de un líder nihilista ruso, Dostoievski ficcionó la historia con la esperanza de arrojar luz sobre cómo los liberales seculares rusos sensibles, gentiles y bien intencionados de la década de 1840 habían preparado el camino para su generación de 1860 de niños radicalizados y enloquecidos por la ideología, empeñados en destrozar el mundo.

En cierto sentido, la exploración de Dostoievski de la psicología de los liberales seculares rusos de la década de 1840 (que transmitieron sus críticas al establishment a la siguiente generación) fueron de alguna manera los precursores de la generación de Woodstock de la década de 1960, de jóvenes despreocupados y mimados en busca de significado y trascendencia de la aburrida "realidad" a través de la música, el sexo y las drogas. Ambos produjeron niños furiosos impulsados por el odio hacia un mundo que conspiraba constantemente para frustrar su visión de cómo "deberían ser" las cosas.

Si se le preguntara por qué la cultura occidental ha estado atrapada en una dinámica oscilante entre el liberalismo y el radicalismo nihilista durante aproximadamente dos siglos sin fin a la vista, Dostoievski probablemente respondería que se debe a nuestra desvinculación de los niveles más profundos de lo que significa ser humano. Esta pérdida crea inevitablemente patologías. (Carl Jung llegó a la misma opinión.)

Entonces, ¿se hará realidad el Re-inicio?

Las élites siguen aferrándose a la occidentalización ("Estados Unidos ha vuelto", aunque a nadie le entusiasme demasiado). Los obstáculos son muchos y crecientes. Obstáculos y crisis en casa, donde Biden está perdiendo visiblemente su autoridad. La toma de decisiones en Estados Unidos carece aparentemente de una "presidencia", o digamos, de un maestro de ceremonias que funcione. ¿Quién está a cargo de la política exterior? Es opaco. Y los propios Estados Unidos están irremediablemente divididos y debilitados. Pero también, por primera vez, Estados Unidos y la UE son cada vez más vistos en el extranjero como ineptos para gestionar los asuntos más simples.

No obstante, el llamado a las armas de los globalistas es evidente. El mundo ha cambiado claramente durante los últimos cuatro años. Las fuerzas globalistas, por lo tanto, se están movilizando para ganar una última batalla en la "larga guerra", buscando abrirse paso en todas partes. Derrotar a Trump es el primer objetivo. Desacreditar todas las variedades de populismo europeo es otro. Estados Unidos piensa liderar a las potencias marítimas y de la franja costera que rodea Eurasia para imponer una derrota psicológica, tecnológica y económica fulminante a la alianza Rusia-China-Irán. En el pasado, el resultado podría haber sido predecible. Esta vez, Eurasia puede muy bien resistirse a una Oceanía debilitada (y a una Europa pusilánime). Eso haría temblar al Leviatán hasta sus cimientos. Quién sabe lo que podría surgir entonces de las ruinas de la posmodernidad.


Alastair Crooke es un ex diplomático británico y escritor y analista de renombre y trayectoria en el Sudoeste Asiático. Fundador y director de Conflicts Forum (con sede en Beirut, Líbano), organización que aboga por el entendimiento entre el Islam político y Occidente. Es autor de Resistencia: la esencia de la Revolución Islámica.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Strategic Culture Foundation el 15 de marzo de 2021, la traducción para Misión Verdad fue realizada por José Aponte.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<