Mié. 17 Agosto 2022 Actualizado 9:02 am

Chemical-warfare02.jpg

¿La OTAN se atreverá a detonar armas químicas en Ucrania? (Foto: Global Challenges Foundation)
Crecen las perspectivas de una guerra ampliada más allá de las fronteras ucranianas

EEUU se está preparando para una batalla mucho mayor en Europa

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró desde la tribuna de la Comunidad Europea en Bruselas que su alianza [la OTAN] "responderá si el presidente ruso Vladimir Putin utiliza armas químicas en Ucrania". Esta declaración se considera uno de los aspectos más peligrosos de Estados Unidos desde la crisis de Cuba en 1962, por sus repercusiones en la guerra de Ucrania, la posibilidad de su expansión fuera de las fronteras y lo que el futuro depara a Europa y al mundo.

Tras su reunión con el presidente Biden en Bruselas, el presidente letón Egils Levits declaró, en un tono claro y desafiante, que "el uso de armas biológicas por parte de Moscú constituye un gran peligro para todo el mundo y debe ser respondido. Rusia debería pensárselo dos veces antes de utilizar armas químicas. No informaremos a Rusia de nuestros planes. Sin embargo, si eso ocurre, todo cambiará en Ucrania".

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, subrayó que "la OTAN responderá si Rusia utiliza armas químicas". Asimismo, los líderes de los países del G7 (Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Gran Bretaña e Italia) afirmaron en una declaración conjunta que "cualquier uso de armas químicas significa cambiar las reglas del juego y equivaldría a una declaración de guerra".

Por la parte ucraniana, el ministro de Asuntos Exteriores, Dmitry Kuleba, declaró que Ucrania "sólo reconocerá la lengua ucraniana (excluyendo a los hablantes nativos de ruso) como única lengua utilizada en el país. Insistimos, en primer lugar, en un alto el fuego inmediato y en una garantía de seguridad de que el país no será objeto de ninguna agresión futura y de que se preservará la soberanía de Ucrania sobre la totalidad de los territorios ocupados". El ministro de Asuntos Exteriores ucraniano básicamente está desmontando el contenido de todas las reuniones anteriores de cinco rondas con la delegación rusa. Por lo tanto, si lo que ha dicho Kuleba representa la postura oficial de Ucrania, las conversaciones vuelven al punto de partida. De hecho, los funcionarios rusos afirmaron que sus homólogos ucranianos se negaron a firmar cualquier documento, incluso los puntos negociados y acordados.

Así, Ucrania cree y actúa como si no estuviera negociando desde una posición de debilidad, o al menos contando con el apoyo de Estados Unidos y esperando nuevos acontecimientos para desafiar más a Rusia, a pesar de la no equivalencia militar entre ambos ejércitos. Kiev está dispuesta a seguir combatiendo, aunque pierda una gran parte de la provincia oriental de Dombás y del sur de Ucrania. Las fuerzas rusas están estacionadas a 24 kilómetros del palacio presidencial en el centro de Kiev y están operando lentamente para rodear la capital. En el arte de la guerra, ningún país regular con instituciones e infraestructuras estáticas, equipado con menor eficacia, sin dominio aéreo y enfrentado a una mayor potencia de fuego, libraría una batalla perdida en un enfrentamiento clásico. El grueso de los cientos de miles de hombres ucranianos está combatiendo en el este y el sur, donde Rusia registra el avance más significativo sobre el terreno.

Indica, además, la intención de Ucrania de ganar más tiempo en las aparentemente infructuosas negociaciones. Esta actitud proviene de la confianza en que la comunidad occidental, liderada por Estados Unidos, seguirá proporcionando a Kiev toneladas de armas, equipos avanzados y apoyo de inteligencia, y animará a los ucranianos a continuar y transformar su país en otro Afganistán 1979 para Rusia, como lo fue para la antigua Unión Soviética. Es dudoso que los funcionarios ucranianos opten por continuar la guerra si se les deja decidir a ellos mismos.

Además, ha quedado claro que el presidente Putin no detendrá la operación militar, sean cuales sean sus costes militares y económicos, hasta que se alcancen plenamente sus objetivos (no anunciados), empezando por el control total del este de Ucrania, por lo tanto el control total del Dombás. Cabe esperar que obligue a otras ciudades a capitular hasta que Kiev se rinda y se desprenda del dominio y el dictado de Estados Unidos. Rusia está evitando fijar un objetivo elevado y costoso para que su mando militar pueda reafirmar el avance de las tropas en el campo de batalla.

Por lo tanto, ya no es necesario decir que el único objetivo de Estados Unidos era que la guerra se produjera para que durara el mayor tiempo posible para demonizar al presidente Putin y a Rusia debido a que este objetivo ya se ha logrado. Además, no se trata de que Estados Unidos consolide las filas de sus aliados occidentales y europeos y los arrastre detrás de los objetivos de Washington ya que este objetivo se ha concluido con éxito. Aunque se registraron vacilaciones entre los líderes de los países europeos occidentales (no los orientales, que son obedientes a Washington), Occidente ha llegado a una decisión unificada, aunque a regañadientes, y se mantiene detrás de Estados Unidos a pesar del daño a la economía de la Unión Europea (UE).

De hecho, ya no se trata de que Europa se aleje de la importación de gas, petróleo y carbón rusos, porque esta vía se ha puesto en marcha. Las medidas necesarias han reducido gradualmente la dependencia de la UE de la fuente de energía rusa. Esta decisión podría requerir algunos años para que Europa alcance el divorcio definitivo con Rusia. La separación será insoportable para los gobiernos europeos (principalmente Alemania, Italia y Francia) y los consumidores finales, pero la decisión ya ha quedado atrás. El primer día de la guerra, para disgusto de Alemania, Washington (no Berlín) anunció la suspensión del Nord-Stream 2, poniendo fin al suministro de gas ruso a Europa a través de un gasoducto que nunca se había inaugurado. Biden triunfó donde su predecesor Donald Trump fracasó. La guerra rusa contra Ucrania sumó más victorias a los objetivos de Estados Unidos en el ámbito europeo.

En consecuencia, la única conclusión que queda es que no es improbable que Estados Unidos se esté preparando para una batalla mucho mayor. Si se acusa a Rusia de utilizar armas químicas en algún momento de la batalla en curso, la guerra dará un giro mucho más peligroso que el actual, con consecuencias que podrían sacudir al mundo.

Este es un escenario dèja-vu de Siria, y Estados Unidos está familiarizado con el procedimiento de las "armas químicas". De hecho, en 2013, cuando el presidente Bashar al-Assad fue acusado de utilizar armas químicas, Rusia intervino para evitar que Estados Unidos destruyera al ejército sirio y a los dirigentes sirios en Damasco. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y su homólogo estadounidense, John Kerry, llegaron a un acuerdo para que Siria entregara sus armas y arsenales químicos. Estados Unidos y su estrecho socio, Israel, estaban contentos con el intercambio debido a la amenaza de Siria a la ocupación israelí de los altos del Golán sirio.

En 2018, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia bombardearon varios lugares en Siria en respuesta a una acusación contra Damasco de haber utilizado armas químicas que permanecían en posesión de Damasco. Las afirmaciones de que Siria utilizó armas químicas contra civiles en la zona de Duma eran infundadas y escenificadas, según el informe omitido de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). La OPAQ admitió que había una "mayor probabilidad de que ambos cilindros fueran colocados manualmente en esos lugares en lugar de ser entregados desde aviones".

Surgieron varios testimonios, entre ellos el de los inspectores internacionales que participaron en la investigación y el de los profesionales de los medios de comunicación que visitaron el lugar, de que el supuesto ataque no era más que una estratagema. Sin embargo, las pruebas adicionales que favorecían al gobierno sirio no cambiaron nada, y Estados Unidos y sus aliados pasaron la página después de bombardear Siria. Para Donald Trump, fue divertido dar la orden de bombardear Siria mientras compartía un "hermoso trozo de torta de chocolate" con su homólogo chino. Trump no se molestó en buscar la verdad detrás de la falsa afirmación del ataque químico porque quería complacer a los principales medios de comunicación sin enfrentarse necesariamente a Rusia en Siria. Estados Unidos no sufre ninguna responsabilidad por sus acciones, invasiones ilegales, crímenes de guerra o asesinatos de civiles.

Ninguna entidad oficial o mediática se molestó en ofrecer una explicación sencilla para acusar a Siria del ataque químico -sabiendo las queridas consecuencias sobre el gobierno de Damasco- cuando el ejército sirio y sus aliados -dirigidos por las fuerzas rusas- salían victoriosos y retomaban el control de las principales ciudades.

Por lo tanto, no se descarta que la narrativa occidental esté preparando el mismo ambiente para reproducir la experiencia siria en Ucrania. Rusia ha demostrado que posee suficientes armas avanzadas y de precisión, incluso las que Estados Unidos no ha revelado hasta ahora. En Ucrania, Rusia utilizó Kalibr, Iskandar y misiles hipersónicos, algunos de los cuales alcanzan más de 6 mil a 13 mil kilómetros por hora. Rusia es el segundo fabricante y exportador de armas más importante después de Estados Unidos. Fabrica misiles de crucero guiados de precisión y controla la mayor parte del cielo de Ucrania.

Que Rusia recurra a las armas químicas como alternativa a su avanzado armamento no es compatible con la táctica militar del ejército ruso en las primeras semanas de la guerra. Además, en un mes, Rusia ha podido controlar una parte importante de los frentes oriental, septentrional y meridional de Ucrania. Ha destruido muchos aeropuertos, los almacenes de armas del ejército ucraniano y el combustible estratégico. Rusia no ha fijado ningún límite de tiempo para sus operaciones militares y continúa y desarrolla sus ataques focalizados según el progreso sistemático.

Sin embargo, los líderes occidentales que se reúnen bajo la bandera de Estados Unidos contra Moscú (incluido Japón) parecen pre-acusar a Rusia de la posibilidad de explotar el uso de armas químicas. Esto indica que la preparación de un posible plan más elaborado que el ataque químico en Duma podría ser un escenario que Estados Unidos está contemplando. Sin duda, cualquier uso de armas químicas provocará una tormenta de condenas y voces alzadas en respuesta al ataque ruso, algo que no ha ocurrido hasta ahora ni se espera que ocurra.

La otra posibilidad es que Estados Unidos esté montando esta campaña (el posible uso de armas químicas por parte de Rusia) para encubrir la cooperación del Pentágono con varios laboratorios biológicos ucranianos. La Subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, admitió que "Ucrania tiene instalaciones de investigación biológica y expresó su preocupación de que Rusia pueda apoderarse de ellas". Rusia anunció que Ucrania está desarrollando una red de "al menos 30 laboratorios biológicos financiados por Estados Unidos, con posibilidades de propagar infecciones peligrosas a través de las aves migratorias".

En Siria, Rusia fue el factor de calma entre Washington y Damasco. Hoy, Moscú está directamente implicado en una batalla contra Washington en Kiev. ¿Quién será la parte que desactivará la importante guerra entre la OTAN y Rusia? ¿Se trata de un escenario fabricado sólo para acusar a Rusia y ser utilizado como pretexto para un paso más sustancial? ¿Se limita a una posible acusación contra el presidente Putin para llevar un caso "legal" al Tribunal Internacional de Criminales de Guerra?

¿Se atreverá la OTAN a declarar una guerra abierta contra Rusia? ¿Aceptará Europa Occidental ser arrastrada por Estados Unidos para aprobar la explosión de una importante batalla en tierras europeas con resultados y peligros desconocidos?

Es difícil que Estados Unidos satisfaga una campaña mediática occidental para aumentar el resentimiento ya existente contra Rusia y su presidente. De hecho, la OTAN dijo que intervendría mientras anhelaba imponer una zona de exclusión aérea en Ucrania para eliminar la superioridad de la fuerza aérea rusa en la batalla. Pero esto no es posible porque Rusia dijo que esto equivalía a una declaración de guerra contra su país.

Rusia no se enfrentará colectivamente a las fuerzas de la OTAN con una guerra clásica en la que no puede aventajar, principalmente después de que las fuerzas de la OTAN estudiaran el rendimiento del ejército ruso, que no está a la altura de todos los países de la OTAN unidos. Los Estados de la OTAN han experimentado muchas guerras y han ocupado -sin el consenso de las Naciones Unidas- Afganistán, Irak y Siria en las últimas dos décadas.

Rusia ha dicho que no utilizará sus armas nucleares a menos que se enfrente a una amenaza existencial. Moscú no se quedará sin luchar, y el uso de armas nucleares tácticas sigue siendo una opción que Moscú no dudará en utilizar si se siente bajo una amenaza existencial. ¿A dónde llevará la guerra en Ucrania, y terminará en las fronteras de Ucrania y evitará una catástrofe mayor para el mundo? ¿O se saldrá de control si Occidente no está satisfecho con las duras y dolorosas sanciones impuestas a la economía de Moscú? Quizá sea el momento de que países como Francia (una vez pasadas las elecciones presidenciales) y Alemania se replanteen qué tipo de Europa quieren y si otra experiencia bélica es vitalmente necesaria para satisfacer al nuevo líder de Europa: los Estados Unidos de América.


Publicado originalmente en el blog de Elijah J. Magnier el 27 de marzo de 2022, la traducción fue revisada y editada por Ernesto Cazal.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<