Dom. 05 Diciembre 2021 Actualizado ayer a las 3:05 pm

Wuhan celebra el fin de la cuarentena: crónica de una medida exitosa

El año 2020 iniciaba con notificaciones de las autoridades nacionales de China a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre un brote de neumonía de etiología desconocida detectado en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei.

Con una rapidez propia para estos escenarios, el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, después de intensas investigaciones, identificó el pasado 9 de enero el agente causante de este brote, un nuevo coronavirus: SARS-CoV-2.

Así, para ese momento, se diagnosticaron 41 casos de infección y al día siguiente, se reportó la primera muerte por Covid-19.

Al transcurrir los días, la propagación del nuevo coronavirus era inminente, y bajo estas circunstancias, para el 23 de enero, las autoridades chinas decretan de manera drástica la cuarentena total en la ciudad de Wuhan, antes de ser declarada la pandemia por la OMS.

En adelante, el resto de las ciudades de la provincia Hubei se sumaron a la cuarentena y es, a partir de entonces, que la curva de expansión del contagio emprende su contención.

Esta maniobra de emergencia del gobierno chino fue crucial, en términos de aplicación en un margen de tiempo propicio, pues hubo un progreso notable en la respuesta al control de la enfermedad.

Era de madrugada en esta parte del mundo cuando los habitantes de Wuhan festejaban la culminación de la cuarentena, reanudando así gradualmente sus actividades, luego de un largo y difícil periodo de distanciamiento social absoluto en medio de esta pandemia que sigue en curso.

0*yhBJboiLnDRnpWf_

En Occidente tardan en implementar la cuarentena

Parecía descabellado efectuar la cuarentena total en Wuhan y algunos expertos en el área se mostraban recelosos, tanto así que al turno, Gauden Galea, el representante de la OMS en China, declaraba para Reuters sobre esto, alegando que la medida no tenía precedentes “en la historia de la salud pública, por lo que ciertamente no es una recomendación de la OMS”.

Después de declararse la cuarentena en la provincia china, la ministra de Salud francesa de ese entonces, Agnès Buzyn, confirmó dos casos de contagio en Francia a finales de enero. Mucho después, el presidente Emmanuel Macron anunció el 16 de marzo un periodo de aislamiento por 15 días, tras la confirmación a la fecha de 6 mil 633 casos.

Hoy, Francia registra más de 100 mil casos confirmados, pero un poco menos que la tan afectada Italia.

El caso de España fue similar al de Francia, debido a que implementaron la cuarentena parcial en marzo cuando hubo un aumento significativo en los casos confirmados.

Ahora bien, en la actualidad, según los datos arrojados por la Universidad Johns Hopkins, Italia muestra más de 130 mil casos confirmados, y España 140 mil. Sin embargo, Italia supera a España, incluso a China, en el número de fallecidos, con un disparo numérico de 17 mil muertes.

En otras palabras: China, en la actualidad y siendo el punto de origen de la pandemia, reporta más de 3 mil muertes por Covid-19, quedando atrás tanto en la cifras de contagio como en las cifras de fallecidos, en contraste con esos tres países europeos.

Esto infiere que era fundamental llevar a cabo las medidas contundentes de cuarentena al tiempo pertinente, en aras de frenar el crecimiento exponencial de casos por contagio.

Venezuela, la excepción en el continente

Nunca antes habíamos visto una pandemia provocada por un coronavirus, ni mucho menos una pandemia que pudiera ser controlada al mismo tiempo en vivo y directo.

Si bien el goce malicioso de la Administración Trump en la imposición y mantenimiento de sanciones destructivas contra Venezuela y sobre la misma OMS en estas difíciles coyunturas, entorpece el proceso de control de la pandemia, en nuestro país se ha logrado triangular para frenar la aceleración en la propagación del virus, debido a la adopción de la cuarentena de forma oportuna.

Lo hemos reseñado en Misión Verdad: el gobierno venezolano, desde la detección del primer caso confirmado, llevó a cabo las medidas adecuadas para contener la propagación del virus.

Primero, a nivel macro, el presidente Nicolás Maduro optó por seguir las recomendaciones de sus aliados chinos, valiéndose de los datos reportados y de las medidas adoptadas en la provincia de Wuhan para contrarrestar la dispersión del Covid-19.

0*q5JrnPcbVJSw1N2r

En paralelo, a lo interno, múltiples herramientas políticas se han articulado en este transcurso para lograr frenar el incremento de la curva. El sistema Patria, el acceso al diagnóstico primario a través de los CDI, las jornadas de desinfección y de despistaje casa por casa, pero sobre todo, la organización de las comunidades para reportar los posibles casos y su pronta respuesta, han sido elementos nucleares en la lucha contra la propagación del coronavirus.

Es notorio cómo ha evolucionado el control del virus desde el 13 de marzo con la detección del primer caso de Covid-19 en el país, que en menos de un mes ya contamos con 166 casos confirmados.

Además, la referencia de las cifras de los casos confirmados, en la que China cedió el ominoso primer puesto a Estados Unidos, suman razones para generar fiabilidad en la medida de cuarentena, y así armar proyecciones sobre la batalla que irrumpe Venezuela contra el coronavirus.

Hoy, Wuhan lo comprueba al informar que no registran casos nuevos. A sus habitantes les sobra razones para celebrar.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<