Lun. 22 Julio 2024 Actualizado 10:27 am

votar.jpg

El día de las primarias estaremos viendo opositores desorientados buscando su centro de votación entre licorerías y matas de mango (Foto: Archivo)
Entre denuncias sobre el uso del REP

El talento opositor para convertir las primarias en una parodia

Las distintas facciones que representan la oposición venezolana nos han entregado situaciones caricaturescas memorables desde que arrancó su intento por mostrarse como un bloque unido, que escucha a sus seguidores y que cree en las vías institucionales para solucionar las diferencias políticas en el país.

Sin embargo, a medida que se acerca la fecha de los comicios, van dejando la vara cada vez más alta. La disputa entre los candidatos, que se exponen como una pelea de monos con puñales mientras los apostadores se divierten avivando el fuego y pactando entre ellos, ha perdido el foco de atención ante un nuevo capítulo en el desventurado proceso de configuración logística de las primarias.

Recientemente, la Comisión Nacional de Primaria (CNdP) publicó un sitio web para que los electores interesados en participar en el proceso pudieran conocer el centro de votación correspondiente. Esto lo hizo luego de que Voluntad Popular y el comando de María Corina Machado se adelantaran sacando sus propios buscadores que, para los electores en el extranjero, resultaron confusos, ya que no reflejaban los cambios solicitados respecto a su residencia.

Es importante recordar que la CNdP pasó de tener comunicaciones con el Consejo Nacional Electoral (CNE) para lograr que el evento fuese transparente y confiable, a decidir de un día para otro que lo haría a la vieja usanza manual y sin acompañamiento oficial. Es decir, un proceso "cívico" sin la participación de ningún "organismo operado por el rrrégimen", con todos los desatinos que eso implica, como, por ejemplo, crear falsas expectativas en los venezolanos en el extranjero al realizar una actualización de datos de residencia que no está coordinada por la autoridad electoral (CNE), por lo que no se verá reflejada en una votación formal.

Dicho esto, veamos en qué ha resultado la ausencia del máximo organismo electoral venezolano. Por descarte se sabía que la principal consecuencia es que no se realizarían las votaciones de manera automatizada, con los equipos tecnológicos que garantizan el cumplimiento de un voto-un elector, y que tampoco se produciría el acompañamiento del Plan República, por lo que el orden y la seguridad de esos comicios quedan a la deriva.

Lo que escapó de la imaginación de incluso los más creativos es que como centro de votación aparecería la "casa de Yelitza" o "debajo de la mata de mango", en lugar de las instituciones educativas que sirven siempre como núcleos de sufragio formal. Y eso que ya contábamos con la previsión hecha por la oposición de que se tomarían las iglesias para montar los lugares de votación.

Hubo algunos que tuvieron la "suerte" de ser asignados a lugares particularmente extraños, como esta persona que dice que deberá acudir el 22 de octubre al depósito de una licorería. Pero al menos tiene una señal clara del sitio. En el extranjero, las personas que quieran participar en la consulta, por ahora, en vez de una dirección se les ha dado la tarea de adivinar el destino al que tendrán que acudir el día de las primarias.

Los seguidores del antichavismo no han tardado en explotar en crisis de rabia, y señalan a sus propios dirigentes de fraude, y no es sorprendente su comportamiento. La forma en que su dirigencia se ha manejado, entregándoles decepción tras decepción, los tiene condicionados a esperar el peor escenario de cualquier iniciativa que surja de allí.

De la ira de los votantes pasamos a la indignación de quienes no fueron consultados para formar parte de la logística. Porque sí, puede que usted o su organización civil, de manera inconsulta, haya sido "seleccionado" para ser anfitrión de un centro de votación.

Volviendo a la conflictividad de la oposición con el CNE, que prefirió sucumbir ante María Corina Machado y el método del voto manual, hay que mencionar otro aspecto que ha causado ruido con la publicación del buscador web de centros de votación, y que ya no es motivo de burla, sino de posible denuncia.

En las redes sociales muchos usuarios, algunos identificados con el antichavismo y otros no, le han reclamado a la CNdP que sus datos aparezcan en el sistema, cuando no tienen intención de participar en esas elecciones. Representantes de la oposición han salido en defensa diciendo que la información que aparece allí es tomada desde el Registro Electoral, lo cual, según su interpretación de las leyes del caso, es legal, aunque no aclaran si recibieron autorización para ello del organismo con el que no quieren trabajar.

Más allá de las implicaciones serias que eso tenga para el desarrollo de las primarias, vamos a ver los elementos que esta situación añade a las contradicciones de la oposición venezolana.

Para silenciar el revuelo mediático que ha causado el uso de los datos del CNE, la oposición ha tenido que sacrificar la ya de por sí débil imagen de un supuesto interés de los venezolanos por las primarias. Comentarios como el del periodista y analista político Eugenio Martínez dejan ver que si no fuera por hechos controversiales, la mayoría de la gente no se enteraría de que pronto habrá sufragios para elegir un candidato unitario de la oposición.

De hecho, el desinterés por los candidatos es tal que ni siquiera se sabe con exactitud quiénes están políticamente inhabilitados y quiénes no. La sombra del desprestigio que han acumulado durante años los supera.

Las denuncias por parte de aquellos que no quieren que sus datos aparezcan en las primarias son perfectamente comprensibles, más aun cuando se sabe que el proceso electoral estará en manos de aquellos que han organizado otros eventos similares cargados de irregularidades y manipulación. No hay ninguna garantía de la seguridad del Registro Electoral cuando los procedimientos de auditoría básicamente consisten en destruir los cuadernos de participación.

Lo anterior significa deslegitimidad ante los ojos externos, pero también desconfianza entre ellos porque con resultados obtenidos en centros electorales en licorerías o debajo de una mata de mango, utilizando papel y lápiz como recursos, ¿quién va a aceptar una derrota en esas condiciones?

De igual modo, las quejas de los electores molestos porque su dirigencia está utilizando la "data viciada" del CNE son un efecto comprensible de la infofrenia que esa vocería ha provocado para tener a una población enfurecida, que pueda ser manipulada para escenarios violentos cuando las cosas no salgan bien por vías legítimas.

Todavía faltan algunas semanas para conocer cómo se desarrollarán y finalizarán las primarias, pero los spoilers acumulados en estos meses nos tienen advertidos del tamaño del desastroso espectáculo que ese sector de la oposición piensa exhibir.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<