Dom. 23 Enero 2022 Actualizado Jueves, 20. Enero 2022 - 15:46

ministerio rel ext rusia.jpg

Edificio sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Moscú (Foto: Sergey Alimov)
Repuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores

Declaración de Rusia sobre la "cumbre por la democracia" de EEUU

En relación con la llamada "cumbre por la democracia" que se celebrará del 9 al 10 de diciembre por iniciativa de la administración estadounidense, consideramos necesario realizar la siguiente declaración.

Los organizadores y entusiastas detrás de este extraño evento afirman ser líderes mundiales en el avance de la causa de la democracia y los derechos humanos. Sin embargo, el historial y la reputación de Estados Unidos, Gran Bretaña y los estados miembros de la UE en términos de respeto de los derechos y libertades democráticos en el país, así como en el ámbito internacional, están, por decirlo suavemente, lejos de ser ideales.

La evidencia sugiere que Estados Unidos y sus aliados no pueden ni deben reclamar el estatus de "faro" de la democracia, ya que ellos mismos tienen problemas crónicos con la libertad de expresión, administración de elecciones, corrupción y derechos humanos.

La política editorial de los principales medios de comunicación occidentales está, de hecho, controlada por las élites partidistas y corporativas. Se utilizan mecanismos bien aceitados para la censura, la autocensura y la eliminación de cuentas y contenido no deseados de las plataformas digitales para reprimir la disidencia en los medios, lo que representa una flagrante violación del derecho a la libre expresión promovido por Occidente.

Las plataformas de redes sociales controladas por corporaciones estadounidenses se utilizan ampliamente para la desinformación, propaganda y manipulación de la opinión pública. La vigilancia electrónica masiva por parte de agencias de inteligencia y las corporaciones de TI (tecnología de la información) que colaboran con ellas se ha convertido en una realidad de la vida diaria en los estados occidentales.

Hace aproximadamente un año, durante la campaña electoral en Estados Unidos, el mundo vio cómo el arcaico sistema electoral de ese país comenzaba a desmoronarse. Se ha revelado que el mecanismo de recuento de votos existente tiene muchas debilidades. Millones de estadounidenses cuestionan la imparcialidad y transparencia de las elecciones presidenciales de 2020. Esto es comprensible, porque la forma en que se llevó a cabo y sus resultados involucraron prácticas dudosas como la manipulación, la votación por correo de varias semanas y la negación a los observadores, especialmente a los internacionales, del acceso a los colegios electorales.

Surgen serias dudas de las continuas represalias de las autoridades estadounidenses contra los manifestantes fuera del Capitolio el 6 de enero, a quienes la administración estadounidense y los medios alineados llaman abiertamente "terroristas nacionales". Decenas de personas que no estaban de acuerdo con los resultados de las elecciones presidenciales fueron condenadas a penas de prisión desproporcionadas con respecto a sus actividades de oposición.

Mientras se perfila como el "líder democrático global", Estados Unidos ha liderado durante muchos años al mundo en número de prisioneros (más de 2 millones de personas). Las condiciones en muchas instituciones penitenciarias degradan la dignidad humana. Washington sigue guardando silencio sobre la tortura en la prisión de Guantánamo. Los servicios de inteligencia estadounidenses fueron pioneros en la creación de prisiones secretas en estados aliados, una práctica sin precedentes en el mundo moderno.

Hacer lobby en los Estados Unidos es, de hecho, corrupción legalizada. Las legislaturas están controladas de facto por las grandes empresas. Tanto dentro del país como a nivel internacional, defienden principalmente los intereses de sus patrocinadores, como las corporaciones privadas, en lugar de las personas, los votantes.

En este contexto, la retórica democratizadora proveniente de Washington no solo está completamente desconectada de la realidad, sino que también es absolutamente hipócrita. Antes de emprender el camino de la "exportación de la democracia", instamos a nuestros socios norteamericanos a que primero aborden sus problemas en casa y traten de superar las divisiones cada vez más profundas de la sociedad en cuestiones de ética, valores y visión del pasado y el futuro del país. . Es evidente que admitir con humildad que la democracia estadounidense no es perfecta no es suficiente.

Gran Bretaña tampoco puede posicionarse como una democracia progresista. Ese país es un hogar confortable para organizaciones que profesan la ideología neonazi con incidentes crecientes de racismo y discriminación contra las minorías étnicas y culturales en muchas esferas de la vida pública. Ha habido casos de inteligencia británica que recopila ilegalmente datos personales de sus propios ciudadanos, y la violencia policial, incluso contra manifestantes pacíficos, se ha convertido en algo común.

La situación en la UE no es mejor. Bruselas ignora sistemáticamente los derechos e intereses legítimos de los rusos étnicos y los residentes de habla rusa en los estados bálticos, Ucrania y Moldavia. Hace la vista gorda ante la creación de mitos de los nuevos estados miembros de la UE en la historia política, donde los ex secuaces nazis que cometieron crímenes de guerra son proclamados héroes nacionales. La supresión administrativa de la disidencia, la inculcación agresiva de valores y prácticas ultraliberales que están destruyendo los cimientos cristianos de la civilización europea se han convertido en algo común en muchos estados de la UE.

Afirmando estar en el lado correcto de la ideología y la moral, Estados Unidos y un pequeño grupo de sus aliados han minado la confianza en sí mismos con acciones agresivas en el escenario mundial bajo la bandera de "promover la democracia". Hubo más de una docena de intervenciones militares e intentos de "cambio de régimen" en los últimos 30 años. Las acciones provocadoras en la esfera político-militar a menudo violan de manera flagrante el derecho internacional y solo provocan caos y destrucción.

La historia reciente muestra que las aventuras militares con el objetivo de una democratización forzada terminaron en guerras sangrientas y tragedias nacionales en los países que fueron víctimas de esta política, entre ellos la ex Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia y Siria. Se utilizaron todo tipo de pretextos para desencadenar guerras: la necesidad de combatir el terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva y "proteger a los civiles".

Todos recuerdan cómo tras la intervención militar de "la coalición de los dispuestos" en Irak en 2003, el presidente George W. Bush a bordo del portaaviones Abraham Lincoln anunció la victoria de la democracia en ese país. Lo que sucedió a continuación es de conocimiento común. No hay estadísticas precisas hasta el día de hoy, pero según algunas estimaciones, cientos de miles de iraquíes murieron antes de tiempo.

A pesar de gastar enormes sumas de billones de dólares, la misión estadounidense en Afganistán terminó en un completo fracaso. El caótico éxodo de estadounidenses y otros miembros de la coalición liderada por Estados Unidos desde Kabul en agosto pasado fue la triste culminación de la "guerra contra el terror" que duró más de 20 años.

Libia todavía tiene que recuperarse de la operación de la OTAN para "proteger a los civiles". A pesar de todas las peculiaridades del antiguo sistema sociopolítico de la Jamahiriya, Libia era un país estable que garantizaba niveles de vida dignos para su población. Esta acción militar mal concebida condujo, entre otras consecuencias, a la propagación incontrolada de armas y terroristas en toda la región del Sahara-Sahel.

Podemos seguir citando ejemplos que revelan la hipocresía en el centro de esta "cumbre por la democracia". ¿Pero es necesario?

Rusia, a quien nuestros colegas occidentales han acusado últimamente de casi todos los pecados mortales, está configurando su política exterior de una manera diferente. No imponemos a nadie nuestro propio modelo de desarrollo. Respetamos las identidades culturales y religiosas de cada nación, así como las distintas cualidades de sus sistemas políticos. También respetamos el derecho de toda nación a determinar de manera independiente su camino de desarrollo. No vamos a imponer nuestra visión del mundo a nadie. En el ámbito internacional, las reglas que seguimos son la Carta de la ONU #OurRulesUNCharter.

Rusia se esfuerza por desempeñar un papel equilibrador y estabilizador en la política global. Defendemos la igualdad soberana de los estados, la no injerencia en sus asuntos internos, el no uso de la fuerza o la amenaza de la fuerza y ​​la solución pacífica de controversias. Defendemos las relaciones internacionales basadas en la coexistencia pacífica, la cooperación y la solidaridad, la seguridad universal equitativa y la distribución justa de los beneficios de la globalización.

Rusia es una potencia mundial con raíces euroasiáticas y europeas en su identidad. No traza su trayectoria de desarrollo exclusivamente en línea con modelos políticos, económicos y culturales transatlánticos. No estamos de acuerdo con la imposición agresiva de las llamadas "nuevas éticas" que están destruyendo los estándares morales sostenidos por las religiones tradicionales y respetados por la humanidad durante siglos.

Siguiendo una política exterior equilibrada y sin confrontaciones, nos esforzamos por crear oportunidades para el desarrollo sin obstáculos de todos los actores internacionales. No copiamos el ejemplo de los países occidentales y no nos entrometemos en sus asuntos internos: si las personas que viven en estos países, o algunos de ellos, apoyan la destrucción de los valores morales y espirituales tradicionales, simplemente lo lamentamos, pero nada más que eso. .

Apoyamos el diálogo entre culturas, religiones y civilizaciones como un instrumento importante para formar una agenda unificadora y generar confianza en las relaciones entre estados y sociedades.

Para resolver problemas urgentes, instamos a todos los socios extranjeros a que no se involucren en la "promoción de la democracia", no tracen nuevas líneas divisorias, sino que regresen al cumplimiento del derecho internacional y hagan cumplir el principio de la igualdad soberana de los estados, que está consagrado en la Carta de la ONU. Representa la base de un orden mundial democrático que Estados Unidos y sus aliados no aceptan.

A medida que la humanidad continúa combatiendo la pandemia de COVID-19 y sus secuelas, la cooperación de todos los estados sobre la base de los principios de la Carta de la ONU se necesita ahora más que nunca.

Seguiremos de cerca la "cumbre por la democracia".


Publicado en ruso el 1° de diciembre de 2021 en la web del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<