Mié. 28 Febrero 2024 Actualizado 5:13 pm

photo_5008300307066760207_y.jpg

Muchos países ya se están cambiando al uso de monedas nacionales para pagos internacionales, como el yuan o el rublo (Foto: Shutterstock)

Dile adiós al dólar, saluda el comercio en monedas nacionales

En un mundo acostumbrado a la hegemonía del dólar estadounidense, se observa una tendencia hacia el cambio y sustitución de esta moneda en las transacciones comerciales y como signo de reserva por otras más confiables. Aunque este proceso será gradual ya que los precios mundiales de muchos bienes, incluido el petróleo, se cotizan en dólares, el rechazo hacia él va en incremento debido a las acciones de su país emisor, que lo manipula al imprimir cantidades ilimitadas y lo utiliza como herramienta de presión financiera.

Este escenario se desarrolla en un contexto de crisis bancaria en Estados Unidos y recesión económica en la Unión Europea, lo que ha incidido sobre que tanto el dólar como el euro pierdan atractivo. La inflación y la desindustrialización representan más desafíos sin precedentes para las economías occidentales.

En respuesta a estas situaciones, Rusia, China y otros países están cada vez más inclinados a realizar operaciones en sus propias monedas nacionales o en unidades de naciones aliadas. Aunque es imposible predecir que el dólar perderá su relevancia de un día para otro, otros signos están ganando terreno y ampliando su influencia en el ámbito internacional.

¿Sirven LAS "SANCIONES"? SÍ, PARA impulsar alternativas

Durante la próxima cumbre en Johannesburgo del 22 al 24 de agosto los países Brics tienen previsto discutir la posibilidad de establecer una moneda única para facilitar los acuerdos mutuos dentro del bloque. El objetivo principal es simplificar el comercio y reducir la dependencia del dólar y el euro en los pagos internacionales. 

brics.jpg

La lista de países que quieren unirse a los BRICS es amplia y diversa (Foto: Xinhua)

A pesar de que esta propuesta merece atención, su implementación será complicada, según Elvira Nabiullina, presidenta del Banco Central de Rusia. Durante el Congreso Financiero del Banco de ese país Nabiullina mencionó que esto requeriría el consentimiento de múltiples partes, y será un proyecto desafiante.

"Por lo tanto, estamos trabajando simultáneamente en el desarrollo de acuerdos que utilicen monedas nacionales y en la creación de infraestructura que conecte nuestros sistemas de pago, lo que las empresas necesitan en este momento", añadió.

No cabe duda del liderazgo de Rusia y China en este camino. Se puede observar un aumento significativo en el uso de monedas nacionales en las transacciones comerciales y financieras entre las dos potencias, así como con otros países.

Uno de los ejemplos más recientes involucra a un tercer país Brics, India. En junio Indian Oil Corporation dio un paso trascendental al convertirse en la primera refinería estatal en pagar sus materias primas utilizando el yuan.

Esta medida también ha sido adoptada por al menos dos refinerías privadas en India, que han escogido dejar de lado el dólar y asumir el yuan como su moneda de preferencia, una elección que se debe a los obstáculos impuestos por el sistema financiero internacional a los hechos comerciales que involucran países que Estados Unidos ha vetado.

Rusia en particular ha logrado adaptarse a la imposición de "sanciones" en su contra y encontrar formas alternativas de mantener estable su economía. Una de las estrategias claves ha sido reorientar los flujos comerciales hacia Eurasia.

Más de 80% de las negociaciones con China ya se realizan en rublos y yuanes, mientras que la participación de la moneda rusa en las operaciones de exportación con todos los países de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en 2022 superó el 40%. Esto fue dicho por el presidente ruso Vladímir Putin en la cumbre de la plataforma.

Según el mandatario, el año pasado su país aumentó el volumen de comercio con socios de la OCS en más de un tercio —en 37%—, a un récord de 263 mil millones de dólares. Y entre enero y abril de este año el volumen del comercio aumentó en otro 35%.

  • El intercambio con India se ha incrementado en 2,5 veces, y alcanzó los 35 mil millones de dólares. Con Bielorrusia la actividad ha aumentado 13%, hasta llegar a los 43,4 mil millones de dólares. Con Kazajstán el comercio ha crecido 8%, para obtener 26 mil millones de dólares.
  • En total estos países suman casi 43% del volumen general de negocios de Rusia el año pasado.

La moneda estadounidense solía ser ampliamente utilizada en la actividad comercial entre Rusia y otros países, especialmente en la exportación de hidrocarburos. Sin embargo, después de los eventos de febrero de 2022 y los hechos hostiles que siguieron por parte de Estados Unidos y sus socios, el presidente ruso cambió las reglas obligando a los "países no amigos" a realizar los pagos por el gas en rublos.

La decisión también tuvo un impacto significativo en el uso de otras monedas en las transacciones comerciales con naciones aliadas. Como China es el principal importador de materias primas, el yuan ha ganado popularidad en ese mercado de divisas. De hecho, el año pasado se convirtió en la moneda más utilizada, 23% del volumen total de importaciones de Rusia.

Otros signos de países amigos también están ganando popularidad para Moscú, en menor proporción. Esto incluye los de los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI): rublo bielorruso, tenge kazajo, som uzbeko, som kirguís, somoni tayiko y dram armenio.

No se puede dejar de mencionar Venezuela en este cuadro. Gracias a los acuerdos con Moscú, los ciudadanos rusos que viajen al país latinoamericano ahora tienen la posibilidad de utilizar sus tarjetas y pagar con rublos en lugar de dólares. Esta configuración de los sistemas de pago representa un paso importante para aquellos países que desean utilizar su propia moneda en transacciones internacionales.

El yuan va más allá de las fronteras chinas

China está dando pasos importantes para reducir su dependencia del dólar y del euro en sus operaciones comerciales en el extranjero. Esto se ha intensificado especialmente debido a la guerra comercial desatada por Estados Unidos. En respuesta a las acusaciones y aranceles impuestos por Washington, Beijing ha tomado medidas para disminuir su dependencia de las monedas occidentales.

photo_5008300307066760208_x (1).jpg

Por primera vez, el yuan superó al dólar como moneda más usada en transacciones transfronterizas en Asia (Foto: Getty Images)

Los esfuerzos ya han dado resultados significativos. Según datos de la Administración Estatal de Divisas de China, el país está liquidando cuentas con sus socios comerciales en yuanes en aproximadamente la mitad de los casos.

En mayo de 2023 la participación del yuan en las transacciones financieras internacionales chinas alcanzó un máximo histórico de 49,6%, mientras que las que se dieron en dólares y euros representaron menos de 47,9%, el nivel más bajo registrado.

Desde Asia Occidental hasta América Latina, la moneda china se utiliza en las compras de petróleo y para comerciar productos y servicios del país asiático. Argentina es uno de los últimos países en unirse a esta tendencia al anunciar planes para pagar sus importaciones chinas en yuanes.

Las estadísticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) reflejan que la participación de la moneda estadounidense en las reservas oficiales de divisas ha disminuido al nivel más bajo en 20 años, mientras que el yuan ha aumentado su participación.

La iniciativa de explorar el uso de monedas nacionales en las transacciones internacionales se extiende a otros países. En el mes de marzo Brasil y China acordaron utilizar sus monedas, el real y el yuan, en sus relaciones. Del mismo modo, los Emiratos Árabes Unidos e India han decidido utilizar la rupia en la actividad no relacionada con el petróleo.

Irán e Indonesia han dado un paso significativo en esa línea. Durante la visita del presidente iraní Ebrahim Raisi al archipiélago el 23 de mayo se llegó a un acuerdo comercial con su homólogo, Joko Widodo, para impulsar el intercambio económico entre ambas naciones mediante el uso de sus respectivas monedas.

Estas decisiones demuestran la apertura de tales países a la diversificación y la búsqueda de alternativas económicas que rompan con las estructuras comerciales preestablecidas.

integración y pragmatismo para construir la nueva arquitectura financiera

Las organizaciones de integración regional como los Brics, la OCS y la Unión Económica Euroasiática (UEE) han detectado recientemente un aumento en su influencia política y económica a escala mundial. Durante los últimos meses la primera ha recibido múltiples solicitudes de países interesados en incorporarse a su espacio.

Estas plataformas tienen un papel crucial en la coordinación de esfuerzos y en la búsqueda de establecer una nueva arquitectura financiera. Así fue destacado por el presidente Vladímir Putin durante una cumbre de la UEE celebrada en Moscú en mayo pasado.

En sus declaraciones destacó la importancia de este proceso para que el nuevo sistema financiero global sea descentralizado, y enfatizó que la sostenibilidad de las finanzas mundiales dependerá en gran medida de que ello se efectúe.

"Cuanto más descentralizado sea, mejor será para la economía mundial, será menos dependiente de los fenómenos de crisis en aquellos países que todavía tienen una ventaja como las monedas de reserva mundial. Esto aumentará la seguridad no solo de los asentamientos sino también de toda la economía mundial, y hará que el trabajo en la esfera económica se despolitice", dijo el jefe de Estado ruso.

Por su parte, el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, subrayó la importancia crucial de establecer alianzas estratégicas entre organizaciones regionales para impulsar el desarrollo económico y comercial. Destacó que el proceso de utilizar las monedas nacionales y establecer una zona de libre comercio dentro de la UEE no puede alcanzar su pleno potencial sin el fortalecimiento de los Brics y la OCS.

Además, indicó que la unificación de estas organizaciones podría ser necesaria para lograr el objetivo completo de integración económica y comercial.

photo_5008300307066760206_x.jpg

El presidente ruso, Vladímir Putin, y el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, se saludan antes de la sesión plenaria del Foro Económico Euroasiático en Moscú, Rusia (Foto: AP)

La adopción de monedas nacionales en los acuerdos comerciales de la UEE, sumada a una interacción pragmática entre sus miembros, está generando avances notables y propiciando una mayor autonomía económica en la región. En el primer trimestre de 2023, 89% de las liquidaciones mutuas se realizaron con monedas nacionales, y en marzo esa cifra aumentó a 90%, según datos proporcionados por el viceprimer ministro ruso Alexéi Overchuk.

El presidente Xi Jinping, desde otra plataforma regional, ha expresado su reflexión en consonancia con esta tendencia. Durante la reciente reunión de la OCS el líder chino llamó a los países participantes a fortalecer el uso de sus monedas nacionales en los intercambios comerciales. Señaló que esta medida permitiría a los países de la OCS resistir frente a las "sanciones" económicas occidentales y de esta manera proteger su independencia y garantizar la estabilidad de sus economías.

En general, aunque los contornos del nuevo orden global todavía están en desarrollo y no están completamente definidos, es evidente que se está produciendo un alejamiento del dólar. Para aquellos que deseen participar en este futuro escenario será crucial fortalecer su presencia en asociaciones regionales de integración y acuerdos comerciales preferenciales con los principales actores geopolíticos que están liderando el proceso.

— Somos un grupo de investigadores independientes dedicados a analizar el proceso de guerra contra Venezuela y sus implicaciones globales. Desde el principio nuestro contenido ha sido de libre uso. Dependemos de donaciones y colaboraciones para sostener este proyecto, si deseas contribuir con Misión Verdad puedes hacerlo aquí<